El aroma de tu marca tiene un valor

Olor

Hasbro, el fabricante del juego infantil Play-Doh, una marca de plastilina muy popular a nivel global, consiguió algo bastante sorprendente, registrar su aroma.

La compañía logró que la United States Patent and Trademark Office, el organismo de patentes estadounidense, registrara su fragancia. Play-Doh no es un perfume ni una marca de ningún sector en el que el modo en el que el producto huele sea la clave para su éxito y sus ventas. Sin embargo, la oficina de patentes consideró que tenía razón y que el olor era parte incuestionable de su identidad.

El olor, que la compañía describía como una fragancia avainillada, dulce, con tonos de cereza y de una masa salada basada en trigo, está asociado al producto desde su aparición en el mercado, en 1956. Simplemente, Play-Doh olía así y los consumidores asociaban directamente ese olor a la infancia y a ese producto.

Entonces, los responsables de Hasbro aseguraban que logrando que el olor fuese una marca registrada, eran capaces de proteger lo que consideraban un “punto de conexión entre las marcas y los fans” que era imposible de poner en términos de valor.

Olor
Los recuerdos provocados por el olfato producen una mayor activación del cerebro. Este tipo de recuerdos son más antiguos, relacionados particularmente con la niñez; más emocionales, porque conectan directamente con áreas de procesamiento de la emoción; y además producen una mayor sensación de “viaje en el tiempo”.

El olfato es muy importante como elemento de conexión. Como el marketing aromático ha ido demostrando en los últimos años, los olores permiten establecer vínculos muy rápidos con las marcas. Los consumidores conectan con ellos a una velocidad que otros elementos no logran igualar y lo hacen además de un modo completamente subconsciente. No somos totalmente conscientes de que lo que estamos oliendo está ‘actuando’ en nuestro cerebro y estableciendo conexiones que muchas veces nos llevan a comprar.

La relación entre olores, productos y marcas es a veces muy fuerte y muy sólida, tanto que nos hacen recuperar rápidamente el nombre de la marca en cuestión.

Lograr establecer ese vínculo es por tanto muy importante, pero también lo es protegerlo. Por eso las marcas buscan convertir sus olores en algo que no puede ser aprovechado por otros y que debe ser protegido, como hizo Hasbro.

Con información de PuroMarketing.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *