Hace mucho tiempo que no veía un evento de Apple, había perdido el interés por varias razones. Pero hoy se me ocurrió verlo pues lo tenía programado en la agenda y eso hice.

No se necesita enumerar o describir qué es Apple y lo que significa actualmente en la tecnología, la comunicación y el mundo en general, por lo que quisiera compartirles lo que pude observar y analizar de la presentación de hoy.

Advertencia. Esto no es un resumen, es un análisis crítico de este evento en particular, evento del día 14 de septiembre de 2021. Desde mi perspectiva como diseñador, consumidor y entusiasta de la tecnología. No es producto de ninguna otra cosa más que de generar una discusión crítica para quien lo acepte como tal, no se trata de tomar partidos o herir susceptibilidades y mucho menos de ataques personales o ataques a las creencias de nadie. Porque extrañamente, Apple puede generar todo este tipo de situaciones emocionales gracias a la habilidad que siempre ha demostrado en el manejo de su marca, desde que fue comercializada por Steve Jobs.

Aclarado el punto, lo que pude observar en la presentación de este 14 de septiembre fue lo siguiente, sin orden de importancia. Únicamente expongo los puntos, la explicación de cada uno de estos tomaría varias cuartillas por sí mismos y la idea no es cansar al lector.

A pesar de todo, sus productos siguen siendo de una calidad excepcional en cuanto a tecnología y diseño en todas sus facetas.

Diseño centrado en el usuario, el usuario al cual dirigen sus productos están basados en su propio estilo de vida y sus posibilidades económicas; el usuario es al parecer el trabajador de silicon valley y sus derivados urbanos en países centrales y periféricos.

Las aplicaciones y los productos de software también están dirigidos, parafraseando la publicidad de Apple, a este nuevo estilo de vida entre paredes pero con la posibilidad de traspasar esas paredes y hacer la experiencia global.

Lo anterior por supuesto dirige a una comunicación evidentemente aspiracional, como siempre ha sido la publicidad de Apple.

La presentación tuvo el mismo discurso de hace ya muchos años, esto y lo otro están mejorados y actualizados, todo es mejor que lo anterior, mejor y más caro por supuesto.

Cumplen las medidas sanitarias y de seguridad para producir su promoción en California, pero no se sabe a ciencia cierta si es el mismo caso para los trabajadores en China que fabrican los productos de hardware.

En realidad, tampoco este año se anunció nada innovador o revolucionario.

Tuvieron discursos audiovisuales de diversidad, políticamente correctos, con el objetivo de generar la lealtad y confianza en el consumidor final. Al cual están dirigidos los productos en esta contemporaneidad.

El evento está anquilosado en Steve Jobs, y a no ser que generen algo revolucionario estos eventos seguirán siendo un ejemplo de repetición de sí mismos con el discurso políticamente correcto del momento.

A pesar de todo lo anterior, y aun así, sus productos siguen siendo de una calidad excepcional en cuanto a tecnología y diseño en todas sus facetas, visual, industrial, y de experiencia de usuario. En este aspecto aún son dignos de ser replicados por los copiadores menores de esta importante empresa.

¿Tú qué opinas?, ¿qué crees que le falta a los eventos de Apple?, ¿crees que todavía son necesarios para decirnos únicamente que todo seguirá siendo mejor y mejor? ¿En qué estoy equivocado? Deja tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *