La impaciencia cognitiva una consecuencia de la era digital

Impaciencia cognitiva

Esta es una era digital, y esa es una realidad difícilmente escapable. Para los nacidos ya en el seno de las nuevas tecnologías, vivir en un mundo repleto de artilugios tecnológicos es el orden natural de las cosas; para los nacidos antes de semejante irrupción, la realidad se convirtió casi, de repente, en un mar de datos y conectividad.

Ahora bien, muchos nativos de esta era digital presentan, como se está comprobando, una marcada impaciencia cognitiva.

Y es que cuando la manera de relacionarse con los demás, con el mundo circundante, e incluso la forma de aprender en el aula y de disfrutar de recursos de ocio implican el empleo de dispositivos digitales, el cerebro -con su enorme potencial adaptativo– se reorganiza para resultar lo más eficiente posible en este medio externo tan veloz y sobrecargado.

El resultado final de la exposición continuada a estos entornos digitales, sobrecargados de información, interconectividad y simultaneidad, puede producir cambios en las dinámicas cognitivas de las personas derivando en la impaciencia cognitiva. Esta se caracteriza por una acusada disminución en la capacidad de mantenerse concentrado, en una sola tarea, durante un lago periodo de tiempo.

Algunos de los perjuicios que pueden asociarse a este fenómeno contemporáneo son los siguientes:

  • Sin la suficiente atención puede disminuir nuestra capacidad para el pensamiento libre y la toma autónoma de decisiones.
  • La tranquilidad es necesaria para la concentración y la reflexión; mientras que la constante interrupción del silencio y la calma que sobre nosotros ejercen las nuevas tecnologías es incompatible con esta tranquilidad.
  • Al ser víctima de la impaciencia cognitiva, resulta más complicado comprender ideas complejas.
  • La retención de información en la memoria puede también verse afectada si este tipo de impaciencia no permite el necesario ejercicio de la atención como paso previo a la memorización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *